Por favor, o Registro para crear entradas y debates.

Enfrentándome al dragón ... Aceptación y fantasías

Bueno, bueno, desde que dejé a mi familia hace ocho años para tener tiempo en mejorar mi vida social, sexual y trabajar en mi desarrollo personal y profesional me he dado cuenta de que he estado básicamente persiguiendo fantasías.

 

 

Motivado por una posición profesional buena, el tener bastantes amigos y conocidos y un aspecto físico bastante juvenil me ví capaz de de llegar a llevar la vida que realmente quería. Una vida a nivel social, sexual y profesional emocionante, como la de algunas personas de mi entorno.

Todo para compensar una ansiedad social brutal presente desde los 15 años y un estilo de vida gris y rutinario en muchos aspectos. ¡Quería experiencias y crecimiento!

Lo cual hubiera sido una buena idea a los 25 años, pero ha sido una enorme estupidez, además de profundamente inmoral, casi a los 40, casado y con hijos. Sobreestimé mis capacidades y me creí capaz de hacer cosas y vivir una vida que estaba fuera de mi alcance.

Y he hecho muuuuchas tonterías.

Toca ACEPTAR QUIEN SOY y RENUNCIAR A FANTASÍAS ...

Acepto que tengo un vacío interno brutal, por haber pasado la mayor parte de mi vida en una burbuja y con las cosas demasiado fáciles en muchos aspectos. Acepto que tengo un carácter obsesivo e infantil y una mente de la que no me puedo fíar. Acepto que necesitaré terapia intensa durante mucho tiempo para poner las cosas en su sitio.

Es una fantasía pretender convertirme en alguien sexy y con alto estatus.

Pero no acepto llevar una vida solitaria y rutinaria, con la única compañía real de una mujer. De hecho haré todo lo posible para mejorar mis habilidades sociales de forma ACTIVA y adquirir un estilo de vida interesante y coherente con mi edad y situación.

Acepto que me casé y tuve hijos por las razones equivocadas. Acepto que SOY PADRE y que es mi RESPONSABILIDAD actuar como talAcepto que tengo 45 años y ya no es posible vivir la vida y las experiencias de alguien jóven.

Es una fantasía pretender llevar la vida de un soltero bohemio.

No acepto convertirme en un hombre maduro, sin forma física, prematuramente envejecido y sin más vida que su trabajo de oficina y su familia. No acepto la falta  de cultura ni el volverme estúpido por no cultivar habilidades y amistades y caer en una vida demasiado sencilla. No acepto que divertise y emocionarse sea algo propio de jóvenes.

Acepto que mi carrera profesional está estancada, y aunque mi sueldo no es malo, mi situación económica sí es mala.

Es una fantasía pretender que tendría tiempo suficiente para iniciar un proceso de formación y desarrollo profesional que me permitiese mejorarla mucho. Esto sí es posible, pero requiere de un esfuerzo brutal continuado durante años y una inteligencia a la hora de trabajar y definir una desarrollo profesional que el tiempo está demostrando que no tengo.

No acepto que no haya otra salida. Cuando mi situación personal y salud mental estén estabilizadas, buscaré la manera de dar un salto adelante en mi carrera, trabajando mucho y muy duro, aunque buscando siempre mantener las amistades y una vida familiar. No acepto que el llegar justo a fin de mes sea la única salida posible hasta mi jubilación, ni que nunca pueda avanzar realmente en mi carrera.

Acepto que llegar a tener un físico muy bueno no va a ser posible, es algo que tendría que haber trabajado desde hace casi 30 años.

Es una fantasía creerme que de alguna manera podría conseguirlo. No tengo los conocimientos ni la fuerza de voluntad. Ya llego tarde.

No acepto que lo que me espere sea un deterioro físico propio de un viejo. No acepto que lo lógico sea llevar una vida sedentaria. El deporte va a formar parte de mi vida. El deporte EN EQUIPO, de una u otra forma. Que no será sólo aeróbico sino que incluirá también ejercicios de fuerza.

Acepto que mis relaciones tanto de pareja como amistades han estado motivadas por la necesidad, la huída de la soledad y la búsqueda de validación constante y en muchos casos pensando únicamente en lo que me hacía a mí sentirme bien, de forma egocéntrica y además con escasa implicación por mi parte.

Es una fantasía pretender desarrollar estrategias para conseguir amantes y amigos de forma "rápida". Más allá de colegas y ligues, el desarrollo de relaciones significativas requiere en primer lugar tener buena relación con la persona más importante de tu vida, tú mismo, y luego coherencia y empatía (¡y tiempo!) para poder tener buenas relaciones sólidas con otras personas.

No acepto que no se pueda desarrollar la empatía ni las habilidades sociales, y que llegada una edad la soledad y las relaciones muy superficiales sea "lógico y normal". Será habitual, como la obesidad o el sedentarismo, pero NO es normal.

Un Jose furioso