Por favor, o Registro para crear entradas y debates.

El semen y la sangre menstrual como sustancias mágicas en el Tantra Budista

Hola, soy el budista esoterico/tantrico Pema Namgyal (es mi nombre religioso), dejo un enlace del grupo de Facebook por si no recuerdan que iba a depositar mi promesa de revelaciones magicas y secretos de mi religión gnostica relacionado con la retención de semen, etc... para beneficios de los demás que muchos occidentales que practican el budismo tibetano  e incluso muchos monjes no conocen, recalco y quede bien claro que es meramente informativo (no práctico) aun asi no deja de ser un secreto que no deberia estar revelando ni por teoría... asi que lo voy a dividir por temas en titulos en rojo, todo ésto es para motivaros, beneficiaros y para que entiendan que el No-Fap (como le diriais vosotros) si tiene sentido y tiene efectos magicos, pero de una u otra manera los beneficios se sienten.. mostrar que vuestras practicas son compatibles y beneficiosas como son las nuestras y, en cierto modo, estan familiarizadas almenos en lo basico... en éste foro dejo enlace para quien aún no sepa quien soy https://www.facebook.com/groups/372150786832123/permalink/622827421764457

Agradezco a Pablo Zamit por otorgarme un lugar para poder compartir éstas enseñanzas que por siglos han sido a puertas cerradas (y van a seguir estando siempre), incluso entre los iniciados...Yo fui iniciado en ésto en Nepal despúes de años de votos de muchos tipos, iniciaciones tantricas de otras escuelas tibetanas, retiros tambien en India en otros templos tibetanos y prácticas esotéricas y meditativas en general.

Aclarado ésto, comenzemos.

 

                                               El semen y la sangre menstrual como sustancias mágicas en el Tantra Budista

 

Me gustaría exponer una serie de tecnicas sobre el tema de la gnosis del esperma, que da forma tan decisivamente no solo al Kalachakra Tantra sino tambien a todos los Tantras de los cuales practico. El nombre "Bodichitta" lo llevan tanto la semilla masculina como la experiencia mística suprema, la de la "clara luz". Ésto ya pone de manifiesto lo estrechamente entrelazados que están el semen viril y la iluminación. La Bodichitta (significa mente iluminada) se caracteriza por el sentimiento de "dicha suprema" y "autoconciencia absoluta". Una conexión entre ambos estados de conciencia y el esperma masculino parece una necesidad para el mago tántrico, ya que, como podemos leer en el Hevajra tantra, "sin semen no habría bienaventuranza, y sin dicha no existiría el semen, dado que el semen y la bienaventuranza son ineficaces por sí mismos, son mutuamente dependientes y la bienaventuranza surge de la unión con la deidad"

En los Tantras, se expone que la luna y el agua se asignan idiosincráticamente a la semilla masculina, lo cual es idiosincrásico porque ambas metáforas son de carácter mayoritariamente femenino en términos de historia cultural. Aunque también se conoce una asignación solar de los espermatozoides. El significado excepcional que se le otorga al semen en el Vajrayana (Budismo Esoterico o Tantrico) ha dado lugar a la concepción entre la población tibetana de que en lugar de sangre, la semilla masculina fluye por las venas de un lama superior.

 

 

                                                                  La retención de esperma

Para un tántrico budista, la retención de la semilla masculina es la condición "sine qua non" ( Expresión latina que significa ‘sin la cual no’ y se aplica a una condición que necesariamente ha de cumplirse o es indispensable para que suceda o se cumpla algo) de la iluminación más elevada. Esto se opone al comentario de Galeno ( máxima autoridad médica de la Europa Medieval). Galeno decia ignorantemente que la retención de esperma provocaría la putrefacción de la secreción y que la sustancia podrida subiría a la cabeza y perturbaría el funcionamiento del cerebro.

 

En cambio, los tantras nos enseñan que el semen se almacena originalmente en un cuenco parecido a una luna debajo del techo del cráneo. Tan pronto como una persona comienza a experimentar el deseo sexual, comienza a fluir gota a gota, pasando por los cinco centros de energía (chakras). En cada uno de estos chakras, el yogui tantrico experimenta un éxtasis "seminal" específico. El destino del viaje de los espermatozoides dentro del cuerpo es la punta del pene. Aquí, a través de una concentración meditativa extrema, el adepto recoge la lujuria: “El vajra [pene] se inserta en el loto [vagina], pero no se mueve. Cuando surge la lujuria de un arte pasajero, se debe pronunciar el mantra zumbido. ... El [factor] decisivo es, pues, la retención de los espermatozoides. A través de esto, el acto adquiere una dimensión cosmológica. ... Se convierte en el medio para alcanzar la iluminación (bodhi) ”... “El placer reside en la punta del vajra [pene]”, como se dice en un texto del Kalachakra Tantra.

 

Con el tema de la retención de semen se hace un llamamiento a las antiguas prácticas sexuales de la India que datan desde la época pre-budista. En el poema épico nacional de los hindúes, en el Mahabharata, ya podemos leer acerca de los ascetas “que mantienen el semen arriba".

 

En el budismo temprano (Hinayana), me explicaba mi maestro, que un hombre santo (Arhat) se distingue por el hecho de que sus descargas han sido conquistadas y en el futuro ya no ocurren. Del Vajrayana viene el increíble dicho de que “Un yogui cuyo miembro siempre está duro es aquel que siempre retiene su semen.  En contraste, en la India, el fluir de la semilla masculina hacia “las fauces ardientes del órgano sexual femenino” todavía se considera hoy como un sacrificium y, por lo tanto, se teme como un elemento de muerte. (dejando a un lado morales distorsionadas de la sociedad moderna, ésto creemos y experimentamos... imaginense lo que no cuento por si me tachan de machista, misogino y demás ciertas practicas magicas y filosofias nuestras).

 


Nuestras técnicas, en parte aventureras, de retención de semen deben ser aprendidas y mejoradas por el adepto a través de una práctica constante, en su mayoría dolorosa. Son el resultado de la disciplina mental o de la naturaleza física, como la presión sobre el perineo en el punto del orgasmo (ésto no lo hagan sin un maestro tantrico (Lama), no hagan locuras, avisados
quedais..no es tan sencillo como se lee), a través del cual se bloquea el conducto espermático, o se detiene el flujo seminal a través de la respiración. Si a pesar de todo llega a la eyaculación, entonces el esperma perdido debe ser extraído de la vagina del mudra (mujer fisica real) con el dedo o la lengua y luego el adepto lo debe beber.

 

Aún asi, lo que está prohibido bajo pena de terribles castigos en el infierno para el alumno, no es ni mucho menos el caso de su gurú. Por lo tanto, Pundarika, el primer comentarista del Kalachakra Tantra, distingue entre una "eyaculación, que surge del karma y sirve para perpetuar la cadena del renacimiento, y otra distinta, que está sujeta al control mental ...". Un iluminado puede así eyacular tanto como desee, con la condición de que no pierda la conciencia al hacerlo. Ahora se hace evidente por qué el maestro Vajra (osea el lama) en la segunda iniciación superior del Tantra del Tiempo es capaz de dejar sin daño que su esperma fluya hacia la vagina del mudra (compañera sexual magica) para poder ofrecer la mezcla (sukra) que se agota al alumno como alimento sagrado.

 

En cuanto a las mujeres es distinto a los hombres, algunas de las “iniciadas” logran extraer el semen femenino sin eyacular ningún esperma para luego producir la anhelada mezcla de sukra en su propio cuerpo. El dominio de este método requiere ejercicios prolongados y dolorosos, como la introducción de pequeñas varillas de plomo y trozos cortos de soldadura en la uretra. Aquí se puede ver claramente el significado técnico y calculador que tiene el término upaya (método) en los tantras.

 

                                                                                 Eyaculación

 

Ahora bien.....qué sucede si el yogui no ha dominado el método de retroceder (retencion)? Fundamentalmente se aplica lo siguiente: “A través de la pérdida del bindu [semen] llega la muerte, a través de su retención, la vida”. Sin embargo, desde un punto de vista que suelo usar que es algo más tolerante, el adepto puede atrapar el sukra de la vagina en un recipiente y luego beberlo. No es raro que el cuenco en el que bebemos esté hecho de un cráneo humano. El Candamaharosana Tantra recomienda aspirar la mezcla con un tubo (pipa) a través de la nariz (para muchos es aqueroso, lose, pero va mas allá de todo eso). Si uno sorbe el sukra de los genitales de su compañera con la boca, entonces el proceso se describe como "de boca en boca". Sin exagerar, se puede referir a esta bebida de la “bodichita blanca-roja” como la gran Eucaristía tántrica, en la que el semen y la sangre femenina se consumen sagradamente en lugar de pan y vino. A través de esta “Última Cena” oriental, el poder y la fuerza de las mujeres pasan al hombre. (es vampirismo si lo quereis llamar asi)

 

 

Ya siglos antes del tantrismo, las poluciones nocturnas de los arhats budistas (hombres santos Hinayana) eran un tema de gran debate. En el tantrismo, un hombre que dejaba fluir su esperma era referido como pasú, un "animal", mientras que cualquiera que pudiera retenerlo en el acto sexual era un vira, un "héroe", y se le concedía el atributo divya, "divino".

 

Ya he enseñado cómo la eyaculación/masturbación se equipara simplemente con la muerte. Esto también lo hemos aprendido los tantricos de los Upanishads pre-budistas. De hecho, la cultura India es, caracterizada por un miedo mortal a la pérdida de semen mucho más allá de los límites del medio tántrico: “El miedo a perder fluidos corporales no conduce solo a la retención, sino tambien a los intentos de robar el fluido del compañero (y el temor de que el compañero intente el mismo truco), otra forma más de competencia. Si la mujer es demasiado poderosa o demasiado vieja o demasiado joven, le sucederán cosas terribles al hombre inocente que cae en su trampa, un hecho que a menudo se describe en términos de pérdida de fluidos .  Bharati también comparte esta evaluación, cuando escribe en su libro que leí en mis épocas que estaba en India sobre las tradiciones tántricas que, "la pérdida de semen es un miedo antiguo y omnipresente en la tradición Tantrica Hindú y probablemente el núcleo del síndrome de ansiedad más fuerte en la cultura Hindú"

 

 

Los tantricos consideramos que la extracción de esperma por parte de una mujer es un robo mortalmente peligroso y un crimen fundamental...Es esto (como diria la "ciencia") puramente una cuestión de fantasías masculinas? En absoluto: una correspondencia ginocéntrica con la absorción de semillas ladrona es, a saber, conocida por los cultos Kali como un evento ritual. Aquí la mujer asume la posición superior del acto sexual y en ciertos ritos deja atrás como un cadáver al hombre cuyas energías de vida ha drenado.  Hubo yoginis (mujeres yoguis) que recibieron instrucción en una técnica, mediante la cual pudieron extraer a la fuerza el semen de sus parejas del pene es, pues, la contraparte del procedimiento que emplea el yogui para absorber los jugos genitales de varias mujeres una tras otra a través de su miembro. El robo del esperma masculino en vigilia y en sueño también cuenta la tradicion budista como uno de los entretenimientos preferidos de las dakinis (Diablesas).
                                                          Gnosis del semen y Alquimia

Sin entrar mucho en el camino de la iniciación en el Kalachakra Tantra, me gustaría echar un breve vistazo a la alquimia India y las sustancias sexuales que emplea, porque esta ciencia semi-ocultista coincide en general con la gnosis de la semilla tántrica. El término sánscrito para alquimia es Rasa-vada. Rasa significa "líquido" o "mercurio". El mercurio fue considerado la sustancia química más importante que se utilizó en los experimentos "místicos", tanto en Europa como en Asia. El metal líquido se empleó en la transformación de materiales tanto en Oriente como en Occidente, en particular con la intención de producir oro. En Occidente llevaba el nombre del dios romano Mercurio. El Kalachakra Tantra también menciona el azogue en varios puntos. La frecuencia con la que se menciona es el resultado de su equiparación simbólica con la semilla masculina (bodhicitta); era, por así decirlo, la forma de sustancia natural del esperma.

Una característica del azogue es que puede "tragar" otras sustancias, es decir, unirse químicamente con ellas. Esta cualidad permitió que el metal líquido se convirtiera en un símbolo poderoso para el yogui tántrico, quien como andrógino logra absorber, es decir, "tragar", la ginemia de su consorte de sabiduría.

La contraparte femenina correspondiente al mercurio es el azufre, conocido en la India como Rasa-vada y considerado como un concentrado químico de la sangre menstrual. Su eficacia mágica es especialmente alta cuando una mujer ha sido alimentada con azufre 21 días antes de su menstruación. Ambas sustancias juntas, mercurio y azufre, crean cinabrio, que, lógicamente, se equipara con sukra, la mezcla secreta de la semilla masculina y femenina. En los textos alquímicos Indios se recomienda beber una mezcla de azogue y azufre con semen y sangre menstrual durante un año para obtener poderes excepcionales.
Lo fundamental que fue la "semilla femenina" para la obra de los alquimistas Indios se puede deducir de la siguiente historia. El yogui y adepto Nagarjuna, muy venerado por los tibetanos y homónimo del famoso fundador del budismo Mahayana con quien a menudo se le pone al mismo nivel, experimentó durante años para descubrir el elixir de la vida. Por tanto se le considera como el "Fausto del budismo". Un día, cansado de su fracaso, tiró su libro de fórmulas al río. Lo sacó una prostituta que se bañaba y se lo devolvió al amo. Vio esto como un signo superior y comenzó de nuevo con su experimentación con la ayuda de la hetaera. Pero una vez más nada tuvo éxito, hasta que una noche su asistente derramó un líquido en la mezcla. De repente, en cuestión de segundos, se había creado el elixir de la vida, que Nagarjuna había trabajado en vano durante catorce años para descubrir.
Cualquiera que conozca los tantras sabría que la prostituta era una Dakini y que el maravilloso líquido era  la sangre menstrual. Por tanto, Nagarjuna solo pudo lograr su objetivo una vez que incluyó una mujer en sus experimentos alquímicos. Por esta razón, entre los alquimistas de la India siempre fue necesaria una “asistente de laboratorio femenina” para completar la “gran obra”.
También hay manuales europeos del "gran arte" que exigen que se trabaje con la "sangre menstrual de una puta". En un texto relevante se puede leer: “Eva guarda la semilla femenina”. Incluso la retención de espermatozoides y su transmutación en algo superior se conoce en Occidente. De ahí que el médico bruselense del siglo XVII, Johannes Baptista, afirme que “si no se emite semen, se transforma en una fuerza espiritual que conserva su capacidad de reproducir esperma y vigoriza el aliento emitido en el habla”. Giordano Bruno, el hereje de los filósofos del Renacimiento, escribió un ensayo completo sobre la manipulación del amor erótico mediante la retención del semen y con el propósito de alcanzar el poder.
El autosacrificio (chod) en el ritual chod el alumno, para alcanzar la iluminación, ofrece su propio cuerpo para ser devorado por las dakinis (que, como sabemos, representan a su maestro). Preferiblemente tiene lugar en cementerios o creamtorios. Los devoradores de carne aparecen en la oscuridad de la noche o en la luna llena y comienzan a arrancar la piel del candidato de su cuerpo y a despedazarlo pieza por pieza hasta el hueso. Incluso entonces no se detienen y, en cambio, con un crujido espantoso, finalmente consumen los huesos y la médula. El iniciado "muere" en el proceso y todas sus partes corporales son destruidas. Con esto logra la completa liberación de todo lo terrenal y da el salto a un estado de iluminación. De hecho, esta matanza ritual sólo tiene lugar simbólicamente, no, sin embargo, en la imaginación del alumno; allí la escena se experimenta con emoción real, como en un sueño. Esto es casi insoportable para las personas que se comportan de forma puramente pasiva. Por esta razón, el ritual también prescribe que el adepto debe imaginarse a sí mismo no solo como la víctima, sino también como la parte activa, el sacrificador en forma de diosa o dakini. “Tan pronto como tu conciencia entre en el cuerpo de la diosa, imagina que tu antiguo cuerpo ahora es un cadáver que cae al suelo. ... Tú, que ahora eres la diosa, usa el cuchillo curvo en tu mano derecha para cortar el cráneo justo por encima de las cejas" .
Posteriormente, el alumno, como un vajra dakini sediento de sangre, consume su propio cuerpo tendido ante él. Así, en este ritual no solo entrega su vida, sino que también juega al verdugo sádico que la destruye. Dado que este último es siempre un ser femenino, se identifica con la imago de la diosa malvada. Con ello intenta superar el acto que más teme como tántrico, a saber, ser asesinado por lo femenino, en el sentido de que lo realiza sobre sí mismo en forma de mujer.
Hay 7 iniciaciones mas, pero por evitar juicios ya que entran otras practicas y no son necesarias saberlas para vuestro camino (espiritual) en retención seminal.
Pido disculpas por cualquier falta de ortografia que pueda haber en mis revelaciones.
Aclarar que el Dalai Lama y muchos Lamas de distintos linajes están iniciados en ésto como yo.
Tashi Delek.
jun, Miguel Angel and Ronald have reacted to this post.
junMiguel AngelRonald

¡Genial, luego lo leeré con detenimiento!

Pema has reacted to this post.
Pema

Esta muy bueno, gracias

Puedes contactarme? Thelema